Connect with us

Ganador Abierto EEUU 2018

Esta temporada ha habido varios amagos por parte de jugadores jóvenes que parecía que podían hacer tambalear el dominio de los Big Four (los cuatro grandes). De esos 4 grandes nombres que han dominado el tenis mundial en la última década, hay uno que prácticamente sigue de baja, pero los otros tres vienen demostrando que no están dispuestos a ceder el trono. Así, el Abierto de Estados Unidos presenta en 2018 los mismos favoritos a ganar que ha tenido en ediciones anteriores.

Esta temporada ha habido varios amagos por parte de jugadores jóvenes que parecía que podían hacer tambalear el dominio de los Big Four (los cuatro grandes). De esos 4 grandes nombres que han dominado el tenis mundial en la última década, hay uno que prácticamente sigue de baja, pero los otros tres vienen demostrando que no están dispuestos a ceder el trono. Así, el Abierto de Estados Unidos presenta en 2018 los mismos favoritos a ganar que ha tenido en ediciones anteriores.

Esta temporada ha habido varios amagos por parte de jugadores jóvenes que parecía que podían hacer tambalear el dominio de los Big Four (los cuatro grandes). De esos 4 grandes nombres que han dominado el tenis mundial en la última década, hay uno que prácticamente sigue de baja, pero los otros tres vienen demostrando que no están dispuestos a ceder el trono. Así, el Abierto de Estados Unidos presenta en 2018 los mismos favoritos a ganar que ha tenido en ediciones anteriores.

Favoritos a ganar el Abierto de Estados Unidos 2018

Grigor Dimitrov, Dominic Thiem, Denis Shapovalov o Stefanos Tsitsipas, que jugó la final de Toronto contra Rafa Nadal hace un par de semanas, son candidatos a ganar el Abierto de Estados Unidos o US Open 2018, pero sus posibilidades para las casas de apuestas son más bien pocas. Solamente Alexander Zverev supone una amenaza real para los “veteranos”, al menos en lo que a pronósticos deportivos se refiere.

El joven alemán está más o menos al nivel de Juan Martín del Potro, que ha hecho muy buena temporada y el año pasado alcanzó las semifinales del US Open (ganó el primer set pero acabó siendo arrollado por Nadal), de Marin Cilic, que hace cuatro años sorprendió al llevarse el título ante Kei Nishikori, o de Andy Murray, que ha mostrado mejoría en su juego pero no parece que vaya a estar preparado para repetir el título que se llevó en 2012. De hecho, la cuota que Bet365 otorga a Murray como ganador del US Open 2018 en el momento de escribir estas líneas (13.00), parece que se la hayan dado más bien como deferencia hacia el ex número uno que por sus posibilidades reales de victoria.

En cualquier caso, cualquiera de los arriba mencionados está muy lejos de las posibilidades de ganar el Abierto de Estados Unidos que muestran Rafa Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer. La victoria de Nadal en el Masters 1000 de Toronto hace unas semanas, y la final del Masters de Cincinnati entre Djokovic y Federer la semana pasada, les ha vuelto a situar como máximos favoritos de cara al título del US Open 2018.

Después de haberse llevado el Grand Slam de Wimbledon en julio, el regreso de Djokovic a las pistas en agosto se esperaba que fuera a lo grande. Sin embargo, el serbio no dio la talla en Toronto. Volvía a generar entonces dudas sobre si tendría la capacidad de ser de nuevo el jugador que fue. Su victoria en Cincinnati las volvió a disipar. Djokovic, aunque sea con poca diferencia, se sitúa como el máximo favorito a convertirse en el ganador del Abierto de EE.UU. 2018.

Federer no ganó en Cincinnati, pero simplemente el hecho de alcanzar la final en un torneo con semejante nivel cuando no jugaba desde Wimbledon, ya es mérito más que suficiente. Con alguna excepción como la del Grand Slam inglés, donde cayó ante la sorpresa del torneo, el sudafricano Kevin Anderson, en unos cuartos de final a cinco sets, cada vez que el suizo ha decidido jugar un torneo esta temporada, ha llegado lejos. Lo del suizo empieza a rozar lo paranormal.

Con todo, teniendo a Djokovic en buena forma y a Nadal otro tanto de lo mismo, Roger Federer va a tener difícil poder sumar un título que no gana desde hace exactamente 10 años. El suizo ganó cinco torneos del Abierto de Estados Unidos consecutivos entre 2004 y 2008; fue Del Potro, con la mítica final del US Open de 2009 quien consiguió acabar con el reinado de Federer en Flushing Meadows.

Rafa Nadal defiende título este año en el Abierto de Estados Unidos. Su rival en la final de 2017 fue el mencionado Kevin Anderson, que ya es todo un especialista en meterse en finales de Grand Slam como quien no quiere la cosa; el sudafricano, que tiene un gran saque, dio guerra pero no fue problema para el mallorquín, que ganó 6-3, 6-3, 6-4. Nadal lograba su tercer título del US Open, aun así hay que reconocer que el camino a la final fue bastante apacible y eso pese a haber cedido un set en cada uno de sus dos primeros partidos. A partir de octavos todo fue viento en popa primero ante Dolgopolov, luego ante Rubliov en cuartos, se repuso muy bien en semis ante Del Potro y la final con Anderson. Si los jóvenes como Zverev, Tsitsipas, Thiem o incluso Nick Kyrgios (que últimamente está bastante centrado), no se deshinchan en este final de temporada, como ocurrió el año pasado, todo hace prever que este año el Abierto de Estados Unidos será bastante más complicado para Nadal.

Con todo, la previa del US Open pinta bien para el de Manacor. Cierto que luchó como un jabato para imponerse a Nadal en las semifinales de Wimbledon y que Djokovic parte como favorito pero, en realidad, con la victoria en Cincinnati tan reciente, teniendo en cuenta el esfuerzo físico y mental que implica, no sería tan extraño que el serbio “pinchase” a las primeras de cambio. Nadal decidió descansar tras Toronto y saltarse Cincinnati, lo cual puede resultar un gran acierto.

Novak Djokovic puede presumir de tener un “cara a cara” favorable con todos los otros componentes del “Big Four”, esto quiere decir que supera tanto a Nadal como a Federer y Murray en el número de victorias a favor. Sin embargo, no es que se le dé especialmente bien el Abierto de Estados Unidos. Es una afirmación que suena estúpida si tenemos en cuenta que el serbio ha ganado este torneo no una sino dos veces, pero es que ha jugado cinco finales más. Perdió la primera en 2007, ante Federer, cuando era un chavalín; de nuevo en 2010 y 2013 ante Nadal, en 2012 con Murray, y contra todo pronóstico en 2016 ante Stan Wawrinka (otro que, como Murray, nunca se puede dar por “muerto”).

Si hay un Grand Slam en el que es fácil que se produzcan sorpresas, es sin duda el Abierto de Estados Unidos, más que nada por su situación en el calendario. Pero en principio, el US Open 2018 se presenta como una nueva batalla entre Djokovic, Nadal y Federer, cuyas cuotas a ganador final en Bet365 en estos momentos (pueden cambiar) son de 3.5, 4.5 y 5.5 respectivamente.

Sigue el US Open en esta casa con imágenes en vivo de los partidos, apuesta en vivo mientras los ves y aprovecha las ofertas para las apuestas de tenis. Puedes empezar desde ya, puesto que ya se está disputando la previa.

APUESTA EN TENIS EN BET365 CON UNA ENORME OFERTA Y MUCHAS VENTAJAS

Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram

Trendings

More in