Connect with us

Guía gratis de Apuestas Deportivas

guia gratis apuestas deportivas

1.- Introducción

Las apuestas deportivas se han convertido en los últimos años en uno de los hobbys que más interés ha despertado entre los aficionados al deporte y al juego en general.

guia gratis apuestas deportivas

1.- Introducción

Las apuestas deportivas se han convertido en los últimos años en uno de los hobbys que más interés ha despertado entre los aficionados al deporte y al juego en general. Cada vez es más habitual, independientemente del país en el que se resida, pasear por la calle y ver locales de apuestas abiertos al público, donde un gran número de personas acude a diario para cerrar sus apuestas de forma presencial, bien sea usando las máquinas de apuestas que hay en esos locales o bien a través de las ventanillas de atención al público.  Además, gracias a las nuevas tecnologías, es posible apostar desde el sofá de nuestra casa o incluso mientras vamos por la calle, simplemente disponiendo de un ordenador, tablet o teléfono móvil con conexión a internet.

Es fácil entender el éxito de las apuestas deportivas, ya que las emociones que transmite el deporte unidas a la posibilidad de ganar una buena suma de dinero fácilmente en pocos minutos, han hecho que mucha gente se haya acercado a este nuevo hobby para conocerlo y probar suerte. Cualquiera puede vibrar cuando ve un partido de su equipo o jugador favorito, en cambio si el partido es de una división inferior de otro país, entre equipos semidesconocidos y de nivel bajo, pocos aficionados al deporte emplearían 2 horas de su vida en ver ese encuentro. A no ser, claro está, que hayan hecho una apuesta a ese partido. En ese caso, ese equipo de nombre extraño, que apenas  sabe cómo se pronuncia, se convierte en su pasión, en el equipo de sus amores, y a cada gol que marquen se producirá una celebración digna de una final de un Mundial.

El mundo de las apuestas deportivas funciona de la siguiente manera: las casas de apuestas establecen unas cuotas en cada evento deportivo que están relacionadas con la probabilidad que la casa de apuestas estima de que ocurra una u otra situación. Esas cuotas serán el valor por el que se multiplicará la cantidad apostada en caso de acertar, por lo que a mayor cuota, mayores ganancias.

Ejemplo: Apostamos 100 euros a que el Real Madrid ganará su próximo partido, a cuota 1.70. En caso de acertar ganaremos 100€ * 1.70 = 170€. Si no se acierta el pronóstico se perderá la cantidad arriesgada, en este ejemplo, 100€. Casi todo el mundo tiene un deporte preferido que sigue habitualmente, del que está al tanto de sus noticias, resultados y actualidad diaria. El dicho popular “todos tenemos un entrenador dentro” es totalmente cierto, todos hemos pensado en la alineación que debería sacar el entrenador ante ese partido tan importante, o qué defectos tiene el equipo rival para que nuestro equipo pueda sacar ventaja de ellos. Es gracias a estos conocimientos del deporte que podemos obtener ventaja respecto a la casa de apuestas, estimar mejor que ellos la probabilidad de los partidos y conseguir ganancias gracias a las apuestas que hagamos.

2.- Cómo funcionan las cuotas en las apuestas deportivas

 Las casas de apuestas utilizan complejas y caras herramientas estadísticas para determinar las cuotas de los eventos deportivos de la forma más certera. Si, por ejemplo, estiman que en un partido de tenis los 2 jugadores tienen las mismas opciones de ganar, pondrán las mismas cuotas a ambos, por ejemplo 1.91 por el tenista1 y 1.91 por el tenista2. En cambio, si estiman que el jugador1 tiene más probabilidad de ganar que su rival pondrán una cuota más baja, por ejemplo 1.57, y en consecuencia la cuota del jugador2 será más alta, tal vez 2.25. Es lógico, si piensan que un jugador o equipo tienen más probabilidad de ganar bajan la cuota para pagar menos a los apostadores que elijan esa opción, que es más probable que la opuesta.

Podemos identificar rápidamente qué probabilidad otorgan las casas de apuestas a cada evento simplemente realizando una operación matemática a la vista de las cuotas que han establecido. La cuota es la inversa de la probabilidad, por lo que tendremos esta fórmula:    Probabilidad (%) = (1/Cuota)*100 . Veamos un ejemplo en el partido Nadal – Federer, con cuotas 1.91 y 1.91 para cada jugador. Para obtener la probabilidad de que gane uno de los 2 jugadores aplicaremos la fórmula: Probabilidad (%) = (1/1.91)*100 = 52.35 % de probabilidad de que gane Nadal o Federer, pues ambos tienen la misma cuota. Pero os preguntaréis, ¿cómo es posible que los dos tengan más del 50% de probabilidad de ganar? ¡Eso es imposible! Correcto, eso no es posible, y el motivo de ese valor para la probabilidad es por el margen de beneficio que aplica la casa de apuestas. Si sumamos las 2 probabilidades obtenidas 52,35% + 52,35% = 104,70%, el margen de beneficio de la casa de apuestas es lo que sobrepase por encima del 100%, en este caso 104,70% – 100% = 4,70% de margen de beneficio para la casa de apuestas. Si dividimos ese margen entre las 2 opciones que tenemos (que gane Nadal o que gane Federer) obtendremos que 4.70% / 2 = 2.35% de margen en cada opción. Si queremos ver, ahora sí, la probabilidad real que la casa de apuestas ha asignado a la victoria de Nadal, lo que haremos será restar este margen a la probabilidad inicial que habíamos calculado: 52,35% – 2,35% = 50%, esta es la probabilidad real que la casa de apuestas estima para la victoria de Nadal. Dado que la victoria de Federer tiene la misma cuota, la casa estima que también tiene 50% de probabilidad de ganar, ¡y ahora sí que cuadra: 50% + 50% = 100%! Es lógico, al tener la misma cuota ambos, la probabilidad de que ganen es del 50% para cada uno.

Cuando ya se tiene algo de experiencia apostando no es necesario hacer todos estos cálculos, pues ya intuitivamente se sabe qué probabilidad aproximada implica cada cuota. En cualquier caso, he incluido una tabla de las cuotas más corrientes y su probabilidad asociada en el Anexo 1 de esta guía que encontraréis al final de la misma.

3. Como ganar a las casas de apuestas

Para ganar a las casas de apuestas, tanto en los locales físicos como apostando por internet deberíamos apostar solamente a aquellos eventos en los que desde nuestro punto de vista la probabilidad de que gane uno de los equipos/jugadores sea mayor que la que la casa de apuestas ha asignado. Así, si nuestra estimación es correcta la casa de apuestas nos pagará más de lo que realmente merecería la opción a la que hemos apostado, consiguiendo así ganancias sostenidas en el medio-largo plazo. Estas apuestas en las que la probabilidad que estimamos es mayor que la de la casa de apuestas se denominan apuestas con valor o value. Matemáticamente apostando a apuestas con value conseguiremos un margen de beneficio en cada apuesta, independientemente de que acertemos o fallemos, por lo que estadísticamente tendremos una esperanza positiva de beneficios en el medio-largo plazo. En cambio, si apostamos a apuestas sin valor es la casa de apuestas la que tiene esa esperanza positiva por el margen de beneficio que ellas aplican, como hemos visto en el capítulo anterior.

Si, por ejemplo, somos grandes aficionados al tenis, y en el partido anterior que comentábamos ente Nadal y Federer, con cuotas 1.91 para cada uno (probabilidad de victoria del 50%), nuestra estimación es que Nadal es más favorito para ganar que Federer, deberíamos apostar a su favor, ya que, desde nuestro punto de vista, la casa de apuestas nos estará pagando más por su victoria que lo que nosotros consideramos.

Veamos otro ejemplo real de hace algún tiempo: el jugador marfileño Yaya Touré militaba en el Fútbol Club Barcelona, y la semana siguiente, después del partido de Liga de su equipo, había sido convocado con su selección para disputar la Copa África. En España hay una regla en la que si un jugador acumula en la Liga 5 tarjetas amarillas, automáticamente se le sanciona con un partido sin poder jugar. Touré tenía 4 tarjetas amarillas, y en una entrevista a una radio local bromeó, medio en broma medio en serio, con la posibilidad de “forzar” la 5ª tarjeta amarilla en el partido de Liga que jugaría antes de irse a la Copa África, de manera que el partido de suspensión le pillase a él disputando la Copa África, ya que iba igualmente a perderse ese partido de Liga. Las casas de apuestas no fueron consciente de este factor, y la cuota a favor de que Touré viera una tarjeta amarilla era de 4.50. Efectivamente, durante el partido Touré vio la tarjeta amarilla, además de forma bastante “sospechosa”. Los apostadores que escucharon esa información en la radio y apostaron por la amarilla de Touré consiguieron una buena ganancia, ya que tenían más información que la casa de apuestas y pudieron valorar mucho mejor la probabilidad de que ocurriera, ya que seguramente de haberlo sabido las casas de apuestas habrían puesto una cuota en torno al 1.60.

En el mundo del tenis, y de los deportes individuales en general, como el ciclismo, fórmula 1, motociclismo, snooker, boxeo, golf o dardos, puede ocurrir que en algún medio, ya sea online (foros y redes sociales son estupendas formas de conseguir buena información), prensa escrita, televisión o radio, se comente que un jugador tiene algún tipo de problema físico, tal vez ha pasado mala noche, o ha vomitado, o simplemente tiene un gran resfriado que le ha impedido entrenar con normalidad. Estos factores, evidentemente, le condicionan, hacen que la probabilidad de ganar su partido sea menor que si estuviera completamente sano, por lo que las casas de apuestas cuando se enteran de esa información, suben su cuota y bajan la de su rival. Como podéis imaginar las casas de apuestas manejan cientos o miles de mercados deportivos a la vez, por lo que no siempre son rápidas a la hora de informarse bien y rápido de determinadas cosas. Así, si descubrimos una información relevante y somos más rápidos que ellas, podremos hacer apuestas con value a las cuotas iniciales que pusieran, antes de que las modifiquen al enterarse de la información destacada.

El caso de la tarjeta amarilla de Yaya Touré es muy significativo, pero pensaréis que cosas así ocurren una vez en la vida, pero no, la realidad es que ocurren mucho más a menudo de lo que pensamos, al igual que en el mundo del deporte se dan muchas más sorpresas en las que los equipos o jugadores no favoritos derrotan a sus rivales. Es bastante corriente todos los inviernos encontrarse con equipos en los que una epidemia de gripe o de gastroenteritis ha dejado a la mitad de la plantilla en la cama, y que juegan su próximo partido con un buen número de jugadores del equipo filial. También es muy corriente que entrenadores en competiciones que consideran menos importantes pongan a jugar a jugadores menos habituales para que los titulares descansen, por lo que la probabilidad de que ganen su partido es mucho menor que si jugasen los mejores jugadores del equipo. También podemos destacar las situaciones en las que un determinado resultado favorece a ambos equipos, como puede ser en un grupo de clasificación de un torneo que el empate sirva a ambos para clasificarse para la siguiente ronda. No es que amañen el partido, pero si todos son conscientes de que el empate les viene bien a ambos raro sería que alguno tomase más riesgos para ganar, pudiendo perder y caer eliminado. Todas estas, y muchas más, son situaciones que ocurren en el mundo del deporte con mucha frecuencia, y si tenemos buenas fuentes de información, podremos aprovecharlas para hacer apuestas con valor muy a menudo y obtener así una gran ventaja respecto a la casa de apuestas.

4.- Consejos para no perder en las apuestas deportivas

  • No apuestes impulsivamente, es casi más importante saber cuando no apostar que cuando apostar.
  • Si tienes una mala racha no intentes recuperar lo perdido rápidamente, es mejor tener la cabeza fría e ir recuperando poco a poco.
  • Analiza bien los partidos en los que quieres apostar, si no lo haces así puede que haya algún detalle o factor importante que no conozcas.
  • No apuestes en deportes que no domines lo suficiente, ya que como hemos visto en los capítulos anteriores, la información y el conocimiento son claves para ganar.
  • Debes intentar ganar mucho cuando ganes y perder poco cuando pierdas.
  • Compara y elige bien las casas de apuestas en las que juegues, ya que algunas tienen normalmente cuotas más altas y así puedes conseguir mayores ganancias.
  • Aprovecha los bonos de bienvenida y las promociones y ofertas que tienen las casas de apuestas, es una forma fácil y sencilla de aumentar el saldo de la cuenta de apuestas.
  • Si haces apuestas combinadas intenta no meter más de 3 o 4 eventos en la misma combinada, aunque tengan cuotas bajas, ya que se multiplica el riesgo.
  • No metas una misma apuesta en más de 2 combinadas, aunque te parezca la más segura del mundo, ya que puede fallarse también y fastidiarte todas las combis de golpe.
  • Si haces apuestas en directo ten en cuenta que los resultados y datos que te muestra la casa de apuestas pueden no estar actualizados en tiempo real, compruébalo con otras fuentes.
  • No des por hecho que una cuota baja es “casi imposible de fallar” y una cuota alta “casi imposible que salga”, ya que todos los días apuestas a cuota 1.01 se fallan.
  • Nunca apuestes una cantidad de dinero que no puedas permitirte perder, ya que siempre se puede fallar. 

descargar guia apuestas

Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram

Trendings